En la elaboración de los proyectos vinculados con la marca como empleadora de una compañía o “Employer Branding”, el área de Recursos Humanos debe responsabilizarse de definir las competencias y desafíos necesarios, para encarar uno de los principales retos de las organizaciones liderado por el ámbito de los RRHH en la actualidad: la lucha por conseguir el mejor talento. Algunas de las principales claves a considerar son las siguientes:

  1. Organizaciones: las compañías deben definir y poner en valor, qué elementos las distinguen y que les van a permitir diferenciarse de otras empresas. Cómo vamos a promover nuestras marcas y nuestra identidad para diferenciarnos con el objetivo de lograr captar la atención del talento que queremos reclutar. Tener claro qué somos como compañía, y lo que tenemos para ofrecer.
  2. Liderazgo: un buen líder entiende que los empleados son muy importantes para la compañía, son los que permiten seguir desarrollando el negocio. Si no tenemos profesionales contentos o entusiasmados con la empresa, no conseguiremos buenos embajadores de nuestra marca.
  3. Puestos de Trabajo: qué tenemos para ofrecer, qué tipo de puestos, qué tipo de desarrollo profesional puede tener una persona que se incorpore a nuestra compañía. Cómo consigo que los puestos tengan impacto en otros equipos de trabajo. Cómo, a través de Responsabilidad Social Corporativa, genero impacto fuera de los límites de la organización.
  4. Recompensas: es importante ofrecer recompensas atractivas al talento que queremos reclutar o al que queremos retener. Se habla de que en los departamentos de RRHH, se van a empezar a incorporar abogados y financieros, debido a que cada vez hay más regulación en los paquetes de compensación.

Estas cuatro claves son algunas de las principales bases, que nos permitirán comenzar a generar esa “Marca de Empleo” que va a ser la que nos distinga y la que nos permita promover nuestra empresa como empleador de preferencia, para atraer talento. 

Sin embargo, para atraer el talento que nos interesa, debemos crear una Marca de Empleo real, creíble y relevante, ya que va a ser ese vehículo el que nos permitirá transmitir nuestros valores como empresa, pero a la vez va a permitir contar cuál es nuestra historia, quiénes son los fundadores, cómo comenzó, nuestras creaciones y adelantos tecnológicos. La Marca de Empleo debe ser aspiracional, que como empleado aumente tu reputación. Es el punto donde se encuentran Mercadotecnia y RRHH, donde se transmite valor de manera estratégica.

Así mismo, el uso de la tecnología, datos y otras herramientas nos van a permitir transmitir coherencia entre lo que hacemos y lo que decimos que hacemos. La Marca de Empleo va a ser el mensaje, la manera como lo vamos a transmitir a nuestra audiencia target. La incorporación soluciones tecnológicas en el área de RRHH es fundamental para saber quiénes son las personas que trabajan con nosotros, y saber cómo puedo hacer para conocerlos, entender sus expectativas y decodificar la diversidad en la audiencia. Toda esta la información nos va a permitir entender hacia dónde van nuestros empleados, ser predictivos con su desarrollo de carrera, reclutar mejor y trabajar una propuesta de valor más precisa.