En la actualidad, los directivos de las empresas tenemos que hacer frente a importantes cambios que surgen a una gran velocidad. La ciberseguridad, la inestabilidad geopolítica así como los cambios regulatorios, provocan que las organizaciones necesiten mejorar constantemente su capacidad de adaptación y flexibilidad de todos sus recursos, procesos y estrategias para superar todos estos retos. Estos aspectos, unidos a la aparición de las nuevas tecnologías y la consecuente transformación digital, la diversidad generacional y demográfica de los profesionales; además de la escasez de talento, son los múltiples desafíos a los que los líderes de las compañías se enfrentan hoy en día.

Bajo este complejo contexto, nuestro último informe “Agilidad estratégica a través del capital humano elaborado por el IESE Business School a través de una encuesta realizada a más de 120 directivos de Recursos Humanos de empresas españolas, identifica los retos de capital humano qué más preocupan a las organizaciones, detectando cuáles son las acciones estratégicas que las compañías han tomado para superarlos. Así, el 28% asegura que la captación y retención del talento es su principal desafío actual. Aunque este elemento es un aspecto habitual en el ámbito empresarial, la velocidad de los cambios hace que sea necesario, ahora más que nunca, poner énfasis en las estrategias de capital humano. Y en segundo lugar de importancia, el 20% considera que hoy su mayor reto es la transformación digital, entendida como la necesidad de gestionar el cambio de mentalidad de los profesionales para que se adapten rápidamente a las nuevas tecnologías.

¿Y cómo están las empresas afrontando los retos de capital humano?

Según revela el estudio basado en prácticas reales llevadas a cabo por las compañías encuestadas, las empresas llevan a cabo una pluralidad de estrategias para afrontar estos desafíos. De esta manera, el 15% afronta estos retos ajustando su sistema de retribución y beneficios, el 11% apuesta fuertemente por la innovación y el 10% desarrolla planes estratégicos de digitalización y de formación de sus profesionales. Las empresas también centran su estrategia de capital humano en la gestión del talento (6%), la evaluación del desempeño (5%), en programas de desarrollo del talento (5%), sistemas de gestión de los RRHH (5%) y en políticas de comunicación (5%). En este sentido, más allá de las acciones concretas de Recursos Humanos, las organizaciones deben apostar por un modelo de prácticas y procesos de capital humano más ágiles y flexibles, que mejoren su capacidad y velocidad de respuesta frente a los actuales y futuros desafíos.

Las 4 características diferenciales de las empresas más rentables

Una de las concusiones más interesantes de este estudio, es la relación directa que se establece entre las políticas de capital humano y el rendimiento de las compañías. Por este motivo, se torna esencial que el departamento de RRHH ponga en marcha políticas y prácticas para incrementar el compromiso y la capacidad de adaptación de sus organizaciones, y tener una estrategia de capital humano clara. Y es que sólo aquellas empresas que cuenten con unos profesionales motivados, hábiles y comprometidos conseguirán un rendimiento por encima del valor medio (empresas top 50%) frente aquellas de un valor inferior (empresas bottom 50%). El estudio identifica cuatro principales características o mejores prácticas de RRHH puestas en marcha por las empresas más productivas:

  • Alto compromiso de los empleados: el 46% de las compañías ponen en marcha prácticas que fomentan el alto compromiso a través de procedimientos relacionados con la selección de personal, formación, evaluación de desempeño y retribución variable. También ofrecen flexibilidad horaria y responsabilidades, y apuestan por una comunicación interna bidireccional.
  • Capacidad de adaptación del capital humano a través de procesos y prácticas de RRHH: el 42% de estas compañías con mayor rendimiento implementan procesos de RRHH que permiten el desarrollo y la compensación de los profesionales que realizan tareas innovadoras; promueven prácticas de RRHH que la compañía puede reajustar eficazmente acorde a sus necesidades; fomentan las habilidades de los empleados y su capacidad de adquirir nuevas competencias; y coordinan interna y externamente a sus trabajadores.
  • Apuesta por el capital Humano de alto valor: el 46% de estas empresas emplea profesionales de alto valor, es decir consideran que sus empleados son creativos y están cualificados para hacer frente a sus competidores.
  • Estrategia de innovación, eficiencia y liderazgo de costes. El 46% de las organizaciones fomentan, en igual medida, tanto la estrategia de innovación, como la de eficiencia y liderazgo de costes.

En la situación actual caracteriza fundamentalmente, por la gran velocidad a la que está evolucionando nuestro entorno social y económico, resultará imprescindible por tanto que las organizaciones apostemos por lo que realmente nos aporta valor a largo plazo; nuestros profesionales, adoptando estrategias de capital humano que busquen la excelencia en términos de rendimiento y basadas en el compromiso con el proyecto y en el potencial de desarrollo dentro de la organización.

 

Accede al último informe: Agilidad estratégica a través del Capital Humano