1. Cambio cultural para vincular el compromiso a la transformación empresarial, por Octavio Ballesta en su blog Talento en Expansión
La cultura organizacional es factor determinante en el éxito de todo proyecto de transformación empresarial. La evidencia empírica establece que más del 80% de los proyectos de transformación empresarial fracasarán al no satisfacer las expectativas de mejora o los objetivos de negocios inicialmente contemplados.Con una deficiente gestión del cambio organizacional, los proyectos de transformación empresarial no lograran concitar el entusiasmo, la implicación y el compromiso de personas, que evidenciarán su naturaleza humana, cuando se resistan a apoyar iniciativas de cambio, cuyas repercusiones potenciales (personales y corporativas), justificación estratégica, y razón de ser, no las comprenden del todo bien, al no haber sido sistemáticamente comunicadas.
2. La marca personal del candidato, por Ximo Salas en su blog  www.ximosalas.com
Las necesidades del mercado laboral están cambiando, muchos de los empleos generados ahora –y sobre todo en los próximos años-, incorporan una serie de habilidades que tal vez no tenían ninguna importancia hace poco tiempo. Los nuevos profesionales –jóvenes que se incorporan al mercado laboral- y sobre todo los “mayores” -que luchan por incorporarse de nuevo-, necesitan avanzar en el dominio de estas habilidades y saber mostrarlas a los demás para alcanza el objetivo del empleo.
3. El miedo en el trabajo te convierte en mediocre y prescindible… #RRHH, por Eva Collado Durán en su blog www.evacolladoduran.com
La pasada semana y a raíz de la preparación de una conferencia que me habían solicitado ahondé en profundidad sobre el tema del Miedo.Tras una curación de contenidos sobre el tema encontré varios artículos (entre ellos, en los blogs El Confidencial y Zona J)  que coincidían bastante sobre los tipos de miedos más o menos universales que tenemos en mayor o menor medida por lo general todas las personas.
4. Mercado laboral: ¿preparado para el tsunami que viene? por David Reyero, en su blog  davidreyero.com
Existe un amplio consenso entre los expertos económicos y de Recursos Humanos sobre la profunda transformación social y empresarial que estamos viviendo. El Foro de Davos 2016 define el contexto actual como “la 4ª revolución industrial”, donde los robots y el talento tendrán un papel clave, como indica Raúl Grijalba (CEO de Manpower) en su interesante artículo al respecto. McKinsey indica en su último estudio que aproximadamente la mitad de puestos de trabajo pueden ser automatizados en los próximos años en mayor o menor medida.Otros expertos como Nacho de Pinedo (CEO de ISDI) afirman que no estamos en una era de cambios sino en un cambio de era  y que pasamos de la revolución industrial a la revolución de la información.
El impacto en el mercado laboral es, por tanto, muy significativo y en mi opinión destacan cinco significativos efectos…
5. Tech Shocks: ¿Estamos preparados para la revolución de las máquinas?, por Raquel Roca en su blog www.raquelroca.com
Los expertos aseguran que el cambio en la capacidad productiva de un determinado sector pueden suponer un gran impacto en la demanda de fuerza de trabajo del mismo. En el informe “La revolución de las máquinas” elaborado por Bankinter, se explica que de la misma manera que a lo largo del siglo XX las operadoras telefónicas (encargadas de conectar manualmente una llamada) fueron extinguiéndose debido a la automatización de los procesos, es inevitable que en un futuro inmediato nuevos shocks tecnológicos no solo vayan desplazando el trabajo humano en favor de las máquinas, sino que es de prever que este proceso se vaya acelerando a medida que el progreso técnológico sea mayor. Hasta aquí nada nuevo; creo que esto es algo con lo que estamos todos de acuerdo.
6. Un proceso para convertir a los empleados en intraemprendedores, por Xavier Camps en su blog The Jazz Musician 
La aparición de nuevas tecnologías, los cambios de regulación, los movimientos de los competidores o la consolidación de ciertas tendencias, fuerzan a las empresas a innovar de manera contínua. Ya sea para defender las ventajas competitivas actuales, o para crear otras de nuevas. Los nuevos productos (o servicios) deben reemplazar a la oferta actual una vez ésta ha completado su ciclo de vida. Más importante todavía, los nuevos productos (o servicios) pueden contribuir al crecimiento de las empresas a través de la creación de nuevos negocios, o de la satisfacción de necesidades de nuevos segmentos.
7. Para competir con éxito hay que ser innovador, por Jaime Pereira en su blog jaimepereira.es
El otro día hablando con un amigo sobre “innovación” se me vinieron a la cabeza algunas reflexiones que hoy me gustaría compartir contigo. El ser humano es por naturaleza innovador, lo que pasa es que no le damos las oportunidades de sacar todo su potencial. Cuando a tus colaboradores les das vía libre, te puedes encontrar con una fuente inagotable de ideas rompedoras. No necesariamente hay que ser disruptivo, basta con ir mejorando nuestra forma de trabajar. Cada día una pequeña novedad. Esto estimula, reta y motiva… a por ello.