1. 4 aspectos para una gestión “Multigeneracional, por Ximo Salas en su blog www.ximosalas.com
Está claro que preocupa a más de un CEO, director de Recursos Humanos o gestor, cierto es que se trata de un problema real y de envergadura dentro de la gestión de las personas en la empresa, porque nadie discute que en estos momentos tenemos tres generaciones conviviendo en el mismo espacio laboral, con sus culturas, valores y vivencias.
2. Yo no necesito una marca personal, por Isabel Iglesias Álvarez en su sitio web isabeliglesiasalvarez.com
Hace algún tiempo una persona muy cercana a mi me comentaba que su empresa le había “sugerido”, por decirlo de forma muy sutil, que no asociase su marca personal a la de la empresa para la que trabajaba. Su actividad en redes sociales era muy intensa y eso implicaba que esta persona tenía una imagen muy consolidada como profesional en una área muy concreta. Y no solo eso, sino que en el tiempo que llevaba en redes sociales había conseguido tener una comunidad de seguidores bastante importante que se hacían eco de toda su actividad.
3. 9 condiciones para construir el perfil del líder en la Era Digital, por Octavio Ballesta en su blog talentoenexpansion.com
Buenos líderes empresariales logran alinear una impecable ejecución operacional con los vectores de la estrategia corporativa. Evidencian estos lideres, su apego a la Misión, Visión y Valores de la compañía, para inspirar un significativo sentido de propósito en sus equipos. En tiempos de incertidumbre y cambio potencian el desarrollo acelerado del talento de las personas. Son esenciales en la conformación de un buen clima laboral, para fortalecer la motivación, implicación y compromiso de su gente. Al apostar a la efectiva y productiva implantación de tecnologías sociales, contribuyen a la conformación de ágiles, versátiles, y flexibles dinámicas de trabajo colaborativo.
4.   10 acciones para mejorar el valor añadido de Recursos Humanos, por David Reyero en  su blog davidreyero.com
¿Qué gaps existen para que Recursos Humanos (RH) se convierta definitivamente en un socio estratégico del negocio, promotor del compromiso, productividad y felicidad de los empleados y con alto nivel de influencia interna?Avanzado el siglo XXI siguen los debates en múltiples foros sobre las razones por las que en RH no acaba de lograr un posicionamiento relevante en numerosas organizaciones, a pesar de una cierta evolución positiva conseguida en las últimas décadas.
5.  Dónde está el valor del trabajo en el siglo XXI, por Jerónimo Sánchez en su blog jeronimosanchez.com
Desde luego, la eficacia y la eficiencia son habilidades que pueden hacer mucho por cualquier estrategia de marca personal. Además de darte claridad de ideas, permitirte enfocar esfuerzos hacia tus metas particulares e implementar tu estrategia de manera consistente y constante, también fomenta el hábito de la puntualidad y el cumplimiento de fechas, generalmente excediendo expectativas, lo que permite que los demás te vean como alguien confiable, serio. Así que desde ese punto de vista, la efectividad personal también puede ayudarte a que no seas sustituido por un algoritmo.
6. ” Las 5 mejores matrices de todos los tiempos”, por Pilar Torrijos Gijón en su blog elblogdelmandointermedio.com
Con la llegada de las nuevas tecnologías y las Redes sociales, estamos expuestos a una sobrecarga de consejos, guías y herramientas demanagement y gestión que ayudan a mejorar.Pero al final, toda esa información se sintetiza en unos pocos modelos y matrices que se crearon hace ya tiempo y que a pesar de ello aún hoy siguen en plena vigencia.Lo que te propongo es hacer un reseteo. Un reseteo mental para que elimines la paja almacenada en tu materia gris y te quedes desde hoy y para siempre con 4 o 5 ideas claras a las que podrás recurrir cuando lo necesites.
7.  El directivo coherente (Un valor de liderazgo) , por Antonio Peñalver en su blog antoniopenalver.blogspot.com.es
Viendo lo que sucede en nuestro alrededor en casi todos los ámbitos de la vida donde parece que los valores no son realmente importantes, –como, por ejemplo, podemos  ver en muchos de nuestros políticos-, el concepto de coherencia puede resultar poco importante y subjetivo; y tal vez más, si lo aplicamos al mundo empresarial y el de sus directivos.