1. Formación del futuro para el empleo del presente, por Iñaki González en el blog sobrevivirrhhe.com

La tecnología ha transformado el mundo laboral en el que vivimos. Ya no podemos hablar del empleo del futuro como si fuera algo que está por llegar, sino del trabajo del presente. Hace tan solo 5 años, algunas de las profesiones que triunfan hoy (arquitecto de Big Data, ingeniero de Inteligencia Artificial o experto en Ciberseguridad) no existían. Esta transformación ha dado lugar a una alta demanda de nuevos perfiles con habilidades y competencias diferentes. Por este motivo, la formación se ha convertido en la mejor garantía de permanencia y desarrollo de los profesionales en el nuevo mercado laboral.

2. Generaciones en la empresa: 6 ideas para motivar la colaboración de millennials y “viejennials”, por Alfonso Alcántara en LinkedIn

¿Cómo pueden los directivos aumentar la motivación de sus trabajadores millennials a la vez que hacer más productivos a los profesionales de todas las generaciones en la organización? No hay que distinguir entre millennials y viejennials, sino entre profesionales adecuados y profesionales menos competentes en función de los objetivos marcados, no en función de sus edades, porque ni los más jóvenes tienen talento por serlo, ni los más mayores dejan de tenerlo por su edad.

3. La dificultad de atraer y mantener talentos, por José María Gasalla en su web gasalla.com

En los últimos años asistimos por lo menos a tres guerras por los profesionales jóvenes y con talento. Al comienzo de la década de 1990 se desencadenó una guerra en búsqueda del talento financiero. A finales de esa misma década, lo escaso era el ‘talento.com’, auspiciado por el boom tecnológico que propugnaba aquella ‘nueva economía’ y que se desinfló en septiembre de 2001. Existía una disputa encarnizada en la búsqueda de este tipo de profesionales; se iban a las empresas competidoras con formas no siempre éticas, pues ofrecían el doble o incluso el triple de lo que el ejecutivo ganaba en aquel momento, como si se tratase de una subasta. En esta primera década del siglo XXI hay una nueva fiebre por talentos tecnológicos y, sobre todo, talentos comerciales, bastante difíciles de encontrar.

4. Project Branding: un nuevo enfoque en la guerra por el talento, por Andrés Ortega en su blog andres-ortega.com

De un tiempo a esta parte la gran mayoría de empresas han iniciado sus correspondientes travesías de transformación digital-cultural. Y, en gran parte, el éxito de ese viaje consiste en contar con la tripulación adecuada: personas con los conocimientos y  habilidades necesarios para llevar a buen puerto la transformación. De ese sentimiento de urgencia compartido por infinidad de empresas de todo tipo de sectores surge la enésima guerra por el talento. Para añadir mayor complejidad, hay que barnizar la aventura que supone la gestión del cambio con el descomunal impacto que la tecnología está causando en la manera de relacionarse con el cliente, en la forma de plantear los procesos, en la forma de adquirir el conocimiento con el que se debe contar  y, en la forma de trabajar y entender el mundo de la empresa.

5. ¿Vale para algo tratar bien a los empleados?, en la web de www.pwc.es

¿Compensa que los empleados estén a gusto en su lugar de trabajo? Las compañías del sector tecnológico como Google, Yahoo, Netflix y Microsoft son líderes a la hora de ofrecer ventajas a sus empleados. Comida gratis, generosos packs de vacaciones, gimnasios o salas de cine en la propia empresa son algunas de las medidas que ofrecen a sus trabajadores para que estén contentos y que están ganando adeptos. Sin embargo estas medidas, siguen generando debate. ¿Tienen impacto este tipo de ventajas a la hora de contratar, fidelizar y motivar a los empleados? ¿Se traduce en negocio? ¿Son solo indulgencias innecesarias?

6. ¿Por qué es necesario invertir en Experiencia de Empleado?, por Lukkap en su web www.lukkap.com

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Experiencia de Empleado? ¿Cómo abordar la relación desde el punto de vista de la empresa y, sobre todo, cómo revierte en el empleado? Realmente todas las empresas deberían considerar al empleado como el cliente interno, pero ¿por qué hay tantas que aún no tienen en cuenta su experiencia? Queremos crecer, tener una empresa acorde con nuestra filosofía de vida, que se adapte a nuestras prioridades personales. Es por ello que un modelo basado en la experiencia que viven los empleados se hace cada vez más necesario.

7. Habilidades para ser un buen líder: no todo el talento tiene las habilidades necesarias para tener éxito, por Antonio Peñalver en su blog antoniopenalver.blogspot.com

A lo largo de los años hemos oído hablar mucho de la “guerra por el talento”, la “retención del talento” y la “gestión del talento” como unos de los problemas más críticos de las organizaciones; y estos problemas no parecen desaparecer. De hecho, a medida que, por una parte, las economías globales continúan evolucionando y creciendo, y, por otra parte, los procesos y procedimientos se automatizan más, a quién captamos y contratamos es aún más importante. Las corporaciones, a nivel local y mundial, están desesperadas por captar empleados educados, con sólidas habilidades y bien capacitados.