El pasado mes de junio, tuvimos el placer de celebrar junto al FORO de los RRHH, el desayuno de trabajo “RRHH Agile”, dedicado a analizar cómo las metodologías `Agile´, están siendo incorporadas por las áreas de RRHH a su actividad. Para conocer experiencias reales y la visión de compañías de primer nivel, durante la sesión, conducida por el periodista Francisco Garcia Cabello y celebrada en las instalaciones cedidas por Asepeyo, contamos con la participación de Alaide Sipahi, profesora ESADE y Responsable Gestión del Cambio en Mango, Griselda Serra, Directora Recursos Humanos de Henkel Ibérica, Marc Mascareñas, Director de Organización y Recursos Humanos de EMGCIA, Pedro Ribes, Director General Corporativo Recursos Humanos de Catalana Occidente, Sandra Tobías, Directora de Organización en Suez España, Mª José Fraile, Directora de RRHH de Meta4 y Ricardo Alfaro, Subdirector General de Asepeyo, que ejerció de anfitrión y nos abrió amablemente las puertas de su casa para la celebración de este interesante encuentro.

¿Qué son y por qué surgen las metodologías ´Agile´?

Las metodologías Agile, surgen a principios del 2001 en el ámbito del software para dar respuesta a los modelos de procesos clásicos ya existentes. Estas metodologías comparten la característica común de interpretar el desarrollo de software, como una actividad en la que siempre hay un cierto grado de incertidumbre. Esta incertidumbre genera la necesidad de poner el énfasis en las personas, dejar que se auto-organicen y que interactúen con el objetivo final de satisfacer los requisitos y necesidades  del cliente y de adaptarse con flexibilidad a los cambios surgidos durante el desarrollo de los proyectos. Algunas de las más importantes y como ejemplo podemos destacar: Agile Modeling, Agile Unified Process, Crystal Clear, Extreme Programming y, sin duda una de las más conocidas en los últimos tiempos, la metodología Scrum.

En la actualidad, la progresiva adaptación e incorporación de estas novedosas metodologías al ámbito de los Recursos Humanos, tiene como objetivo la creación de equipos de trabajo en los que se fomente el compromiso y motivación, la cooperación, y el consenso entre todos sus integrantes, de cara a conseguir las soluciones más productivas y de dotar de un mayor valor a los proyectos.

¿Cómo se están incorporando estas metodologías a las compañías y cuál está siendo su impacto en RRHH?

Una vez introducido el concepto, para analizar cuál está siendo su aplicación en el ámbito de los RRHH y conocer experiencias reales, destacamos algunas de las interesantes reflexiones que los participantes compartieron durante este interesante debate:

Para Ricardo Alfaro, Subdirector General de Asepeyo: “RRHH en los últimos tiempos está avanzando de forma acelerada, se está dando cuenta de la importancia del cliente interno y aplicando diferentes técnicas hasta ahora utilizadas para responder las necesidades de los clientes de sus organizaciones. En este nuevo contexto, resultará necesario definir cuál es el ROLL de los RRHH”.

En un mundo exponencial como el de hoy en día, estas nuevas metodologías ágiles, formarán parte de la cultura de las empresas y RRHH deberá recoger y asumir este reto lo antes posible. Situar al empleado en el centro y escucharle, resulta fundamental. Considerar al empleado desde el principio y no al final a través de nuevas metodologías que ayuden a conocer sus necesidades, ya que su conocimiento es la base para construir soluciones eficaces. Construir un producto de mínimo valor, escalar y testear resultan claves para la metodología Agile.

Adicionalmente definir el ¿para qué?, es un paso que nos permitirá ser socios de la alta dirección, mientras el qué y el cómo nos permiten ser más operativos. Cada empresa deberá encontrar y definir su para qué, lo que en definitiva se traduce en encontrar su misión empresarial, poner foco en la experiencia del cliente, y por ende del empleado, para a a partir de ahí construir todo su relato. Esto permitirá al área de RRHH ganar reputación e incrementar su productividad. Todo aquello que no mejore la experiencia del usuario/cliente/empleado, no responderá al para qué, será accesorio y no prioritario.

Por tanto, las metodologías Agile ayudan a RRHH a ejecutar con mayor velocidad los proyectos y a responder las demandas de sus empleados mucho más rápido y en tiempo real, algo que les otorga un papel protagonista en la empresa.

Pedro Ribes, Director General Corporativo Recursos Humanos de Catalana Occidente planteó que, “todo el mundo tiene la necesidad de conocer el futuro, ¿hacia dónde vamos?  Y para conseguir dar respuesta a esta cuestión, todas las empresas necesitan fomentar cuestiones tan importantes como la participación, la innovación, la ética o la flexibilidad para captar talento. El concepto `Agile´, no es algo novedoso para algunas funciones, pero si para RRHH y su aplicación en esta área implica, en muchos casos, romper con el marco tradicional y crear proyectos transversales en los que los rolles de las organizaciones cambian”.

El actual contexto exige adoptar una nueva visión en la que la gestión de los equipos ocupa un papel muy importante y esto exige en la misma medida unos cambios emocionales muy importantes. La gestión del éxito y fracaso en los equipos, requiere llevar a cabo un cambio en la forma de trabajar. Establecer un nuevo entorno con diferentes sistemas de reconocimiento y en el que el logro del equipo esté alineado con el reconocimiento individual.

El segundo dilema planteado por Pedro, reside en la contraposición de los conceptos “especialización vs. polivalencia”. ¿Realmente queremos que nuestros profesionales asuman diferentes roles? Ante esta cuestión, será importante considerar la existencia de un riesgo, y es que, podemos perder la especialización y mermar la contribución individual. Cuando existe la necesidad de asumir diferentes roles, ¿cuál es el papel que se debe esperar de cada miembro del grupo? En estas situaciones, será necesario potenciar la contribución individual desde el conocimiento de cada uno.

Por otro lado, hasta ahora Recursos Humano se ha orientado en el cómo hacer las cosas, sin embargo, para aumentar su impacto en la Organización, resultará necesario que amplíe su foco. Para conseguir una mejor experiencia de cliente y empleado, será necesario abarcar nuevos planteamientos y centrarse en conocer ¿qué les preocupa a los empleados? y ¿cómo puedo aumentar su motivación? entre otras cuestiones fundamentales.

Por tanto, en el contexto organizativo actual, mucho más dinámico y apasionante y en el que las formas de trabajo son cada vez más transversales y participativas, será necesario modificar todos los sistemas tradicionales. Estas nuevas metodologías de trabajo ágiles, suponen un gran cambio si los comparamos con sistemas individuales de evaluación.

Según Marc Mascareñas, Director de Organización y Recursos Humanos de EMGCIA, La creación de los entornos agile, requieren de 3 variables básicas: una firme apuesta de la dirección, la implicación de los mandos y la aceptación del proyecto de los equipos. A la hora de implantar este tipo de metodologías, la cultura de la organización debe evolucionar, ser más rápida y flexible que hasta ahora ya que no deja de ser una cuestión de sentido común”.

Para tener éxito en esta transformación, es imprescindible explicar el motivo del cambio antes de llevarlo a cabo ¿para qué hay que cambiar? Además, antes de llevar a cabo este cambio cultural necesario para cambiar las formas de trabajar, habrá que definir de nuevo la misión, la visión y los valores de la compañía y explicar el ¿por qué?, el ¿para qué?, y el ¿cómo?

También resultará clave relacionar el puesto de trabajo con la misión de la compañía en todas las fases de relación vividas por ese profesional. Desde la incorporación, hasta la salida del empleado, habrá que buscar los momentos clave de ese viaje y diseñar un plan de acción personalizado para incrementar su productividad.

Para Sandra Tobías, Directora de Organización de Suez España, “de igual forma a los cambios exigidos por el mercado actual para dar respuesta a las necesidades de los consumidores, Recursos Humanos debe conectar con las necesidades de sus colaboradores y esto exige un proceso de mejora continua y de ser capaz de ir ganando pequeños espacios que le permitan ir avanzando en proyectos concretos”.

Por otro lado, se está produciendo un cambio de la verticalidad hacia la horizontalidad de los entornos de trabajo y están apareciendo nuevos indicadores tangibles como la flexibilidad, motivación, las bajas, etc. que están contribuyendo a materializar los proyectos y dotarlos de valor. En este nuevo contexto, hay que saber gestionar las expectativas de los empleados y ser coherentes con los nuevos modelos.

Por su parte, Griselda Serra, Directora Recursos Humanos de Henkel Ibérica, “RRHH debe liderar estos nuevos proyectos y estar a la vanguardia de todas las novedades, para proporcionar a sus organizaciones las herramientas y equipos de personas formadas en las nuevas metodologías y herramientas, de forma que esto permita a sus organizaciones la creación de equipos de alto rendimiento”.

Para Griselda, no hay que perder la perspectiva del ´cómo´ en pro del `qué´, ya que esta visión es la que nos permite ir evolucionando. Las metodologías agile, son una oportunidad para que RRHH se integre con otras áreas y salga de su aislamiento y de proponer a la empresa esa masa crítica tan demandada hoy en día.

Así mimo, estas nuevas metodologías se han convertido en herramientas muy beneficiosas que permiten a los empleados trabajar más a gusto en los proyectos, conjugar muchos aspectos y situar a las personas en el centro de las organizaciones.

Alaide Sipahi, profesora ESADE y Responsable Gestión del Cambio en Mango, destacó que “las metodologías Agile son un proceso de mejora continua y Recursos Humanos debe ser capaz de transmitir estos nuevos conocimientos a otras áreas de la compañía para asegurar su buen funcionamiento. En los entornos agile es clave pensar que las cosas se hacen para obtener un Retorno de la inversión. También resulta fundamental involucrar y persuadir al Top Management. ¿Y cómo podemos convencerles de que la filosofía agile es una prioridad y ¿cómo nos ayudará a conseguir los objetivos?

Es básico escuchar las diferentes necesidades de los empleados. Recoger datos y relatos e incorporarlos en los proyectos y decisiones. Esto es una oportunidad para que RRHH se posicione con los máximos responsables de sus compañías.

Por último, para Mª José Fraile, Directora de RRHH de Meta4, “las metodologías agile surgen para dar respuesta a la necesidad de adaptación de este nuevo entorno cambiante, en el que el primer requisito para poder superarlo, es la capacidad de adaptarse. Según muestra nuestro último estudio elaborado por el IESE, “Agilidad estratégica a través del Capital Humano”, el 42% de las empresas encuestadas promueven la adaptación de los procesos y políticas de RRHH a las nuevas necesidades del contexto actual. Y para dar respuesta a esta transformación, surgen las metodologías agile. Métodos que se centran en las personas con capacidades motivadoras, que fomentan la cooperación y la toma de decisiones de manera conjunta”.

Para Mª José las metodologías Agile no responden a necesidades sectoriales, si no al momento de madurez en el que se encuentre una organización. Se trata de un patrón basado en aspectos como el trabajo en equipo, la cooperación, la implicación del usuario (clientes y empleados). En la actualidad RRHH debe de adoptar un papel de consultor para abordar los problemas de sus organizaciones y la clave para dar las mejores soluciones, reside en ser lo suficientemente rápidos.

En estos entornos también será muy importante fomentar la cultura del error, tener la libertad de equivocarte, pero pronto. Tener la capacidad de poder corregir de manera muy ágil, incrementa el ahorro de costes, un aspecto clave para fomentar la cultura del error temprano, tomar decisiones correctas y detectar posibles fallos, algo fundamental para la alta dirección.

¿Cuáles son los principales retos para la adopción de las metodologías agile en RRHH?

Para finalizar la sesión y a modo de conclusiones, los asistentes compartieron su punto de vista sobre el principal reto al que se enfrentan las organizaciones de hoy en día, para adoptar este tipo de metodologías:

  1. Ricardo Alfaro “RRHH no debe perder el contexto, debe generar las circunstancias propicias para que se produzca el cambio y encontrar su propio relato en ese cambio sin morir en el intento”.
  2. Pedro Ribes “el reto de las metodologías ágiles reside en crear las condiciones adecuadas para que la organización consiga avanzar. Adoptar un nuevo enfoque de trabajo para un momento nuevo”.
  3. Marc Mascareñas “el principal reto radica en cómo predicar con el ejemplo desde la alta dirección”.
  4. Sandra Tobías “el reto radica en saber cómo se pueden romper las barreras culturales y organizativas que nos faciliten la adopción de estas nuevas metodologías y formas de trabajo”.
  5. Griselda Serra “¿cómo puede RRHH conseguir estar siempre a punto para acompañar a la organización en este cambio?”.
  6. Alaide Sipahi, “¿cómo poder transmitir un sentido de urgencia y acompañar e incitar a llevar a cabo este cambio?”.
  7. Mª José Fraile “¿cómo responder a las expectativas de cada uno de los empleados de la organización a los que estamos preguntando?”.

Aprovechamos este post para agradecer de manera especial a Ricardo Alfaro, Subdirector General de Asepeyo y a todo su equipo, que nos abriese las puertas de su casa para la celebración del evento, poniendo al final de este encuentro un broche de oro muy especial con una interesante visita a sus instalaciones. ¡Muchas gracias!

Os dejamos un vídeo y algunas fotos del evento:

Fotos: https://www.flickr.com/photos/meta4worldwide/albums/72157696031764691

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=sjqJFcaE0x8