La formación en tiempos de extrema complejidad

By | 8 noviembre, 2018|Categories: Gestión del compromiso, Gestión del Talento|Tags: , , |

La clave es aprender a usar la herramienta número uno de cualquier persona que se dedica al trabajo del conocimiento: el cerebro. Aprender a usarlo significa conocer y entender sus limitaciones, porque eso nos permite contrarrestarlas aplicando estrategias de eficacia probada por la neurociencia.