En esta nueva era digital se habla en todo momento de los aportes, capacidades y estrategias de la gestión del Talento Humano a las organizaciones, en este caso en particular vamos a profundizar en las contribuciones que nos traen los Millennials en este nuevo escenario laboral.

Debemos partir de como los diferentes colaboradores deben interactuar al interior de una organización y especialmente los Millennials que son la prioridad en las empresas por su aporte y reconocimiento en el mercado laboral.

Una de las principales características de esta población hace referencia a la creatividad, los Millennials valoran las oportunidades que se les dan para crear, innovar y desarrollar ideas nuevas, tienen interiorizado un chip donde pueden desarrollar nuevas habilidades, se visualizan con nuevas maneras de hacer las cosas y a encontrar nuevas oportunidades a nivel personal y organizacional desde una visión disruptiva.

Igualmente nos han enseñado a tener un balance entre la vida y el trabajo, tienen muy claro que si tienen un excelente rendimiento laboral deben tener una vida social equilibrada, compartir con sus amigos, familia, buscar su propósito y algo muy desafiante para ellos mismos, el de viajar por el mundo; por tal razón han interiorizado en las personas, equipos, líderes y empresas que se puede llegar a tener resultados  y asumir nuevos retos sin sacrificar su vida personal y su tiempo libre para sus intereses particulares; este bienestar integral hace que las organizaciones vean a sus empleados de una forma diferente con modelos particulares e individuales de acuerda a las necesidades del colaborador generando un mejor nivel de engagement.

Sin embargo es importante entender que es lo que buscan exactamente los Millennials en su lugar de trabajo; un estudio realizado por Brandon Rigoni y Amy Adkins, (2016). Harvard Business Review Lo que los millennials quieren de un nuevo trabajo afirman que para todos los colaboradores, las oportunidades de aprender y crecer y  la calidad de un excelente líder, son los principales atributos en la lista, pero estas situaciones a menudo son más relevantes para los millennials. Piensan fundamentalmente que las oportunidades de trabajo y desarrollo en una compañía les darán el impulso y la energía para su crecimiento profesional, pero también quieren sentirse comprometidos con su rol y trabajar para un líder que invertirá en su desarrollo; necesitan estar seguros que una organización los ayudará a aprender, crecer, y desarrollarse para avanzar en sus carreras.

Hoy en día hemos observado como las organizaciones se han puesto en la tarea de involucrar a varias generaciones para alcanzar sus objetivos y mejorar su productividad en mercados cada vez más competitivos y disruptivos, no obstante las empresas deben ir un paso adelante para que los nuevos líderes millennials estén verdaderamente comprometidos, no basta con los espacios de creatividad e innovación, ofrecer un plan carrera para su crecimiento y desarrollo o su tan anhelado horario flexible, home office, etc.

Según Tracy Benson, (2016) en su artículo de Harvard Business Review Motivar a los Millennials requiere más que políticas de trabajo flexible ha identificado cinco formas en que los líderes pueden adaptar sus estilos de dirección y comunicación para incluir y desarrollar organizaciones millennials:

  1. Crear una visión convincente de que la compañía, los líderes o los equipos están contribuyendo a la sociedad. El sentido por un propósito es parte de la razón porque los millennials deciden trabajar en una empresa, participación en actividades de voluntariado, sostenibilidad y cambio climático, etc.
  2. Capacitar a los gerentes y líderes para que se comuniquen de manera abierta, efectiva y frecuente. Esta generación ha llevado a una cultura al interior de las organizaciones de comunicación asertiva y feedback constante.
  3. Adopción de la tecnología en el lugar de trabajo. Las tecnologías que han potencializado sus vidas personales, están impulsando la comunicación y la innovación en el trabajo, nos han enseñado a utilizar las redes sociales con fines de productividad y marca empleadora en nuestras empresas.
  4. Construir un entorno que anime a los colaboradores a investigar y desarrollar sus ideas. Nos han inyectado un espíritu emprendedor y colaborativo, culturas orientadas hacia el aprendizaje, la experimentación e innovación.
  5. Estructuras organizacionales menos jerárquicas. Esta generación millennials desean y trabajan desde una perspectiva colaborativa, intereses mutuos, menos niveles gerenciales, trabajos por proyectos y con resultados agiles e inmediatos, permitiendo resolver problemas importantes en las empresas.

Las organizaciones y sus líderes ya están viviendo estos cambios, y serán estas las que con su determinación y apertura a las nuevas formas de trabajo entre generaciones quienes conseguirán ser más rentables e exitosas.