Este año uno de los mayores eventos de tecnología de RRHH del mundo ha cambiado su nombre. De HR Tech World, ha pasado a llamarse Unleash (que viene a significar algo así como “soltar las cadenas”). ¿Y qué supone este cambio? Los organizadores del evento han querido dar un paso más allá, y pasar de un nombre orientado en la tecnología, a otro que centra su atención en las personas a las que sirve esta tecnología. Y es que, la auténtica transformación en las organizaciones será la que permita que los profesionales alcancemos nuestro máximo potencial.

Con el auge de las tecnologías de vanguardia y de la inteligencia artificial, este año más que nunca, fuimos testigos de una profunda reflexión sobre lo que significa ser humanos y el análisis de cómo podemos trabajar conjuntamente con las máquinas. Y aunque nada de todo esto suena nuevo, sí que hemos percibido un énfasis mucho más profundo en estas temáticas. Por tanto, bajo este nuevo enfoque no es de extrañar la selección de los conferenciantes que participaron en el evento: la psicóloga Esther Perel, y el monje budista Matthieu Ricard. También nos encontramos a otros personajes destacados como el analista Josh Bersin o el empresario Andrew Keen.

A continuación, destacamos 6 de las tendencias más interesantes que mencionaron todos estos expertos:

1. La vuelta a lo humano: Como decíamos anteriormente, ante la incorporación en el ecosistema de trabajo de otras formas de inteligencia, como la inteligencia artificial, los seres humanos cuestionan su identidad como especie y vuelven a sus valores más primitivos para descubrir su esencia, qué es lo que nos hace diferentes. En este sentido, Andrew Keen, mencionó durante su charla “Working humans in Digital Age”, que lo que nos diferencia en un mundo tecnológico, además del hecho de envejecer, es la empatía, ante todo.

2. Trust. Hay que aprender a confiar: Este fue un aspecto en el que coincidieron todos los reconocidos expertos del evento. Josh Bersin habló de una creciente falta de confianza entre los individuos, algo que para la psicóloga Esther Perel se concreta en el mundo cada vez más individualista que nos rodea. Para ella, la autonomía se ha impuesto frente a la interdependencia, como ocurre con la competición frente a la colaboración y tal vez haya llegado el momento de fomentar la segunda para conseguir mejores resultados.

3. El poder de la comprensión y el altruismo: uno de los aspectos más destacados de esta edición, fue la presencia del monje budista Matthieu Ricard, quien respalda una de las tendencias más valoradas en el mundo laboral: la meditación o mindfulness (atención plena). Conseguir el equilibrio y la felicidad personal, es esencial para comprender a los que nos rodean y para crear un entorno óptimo en todos los aspectos. Para ello, es necesario aprender a tratar a las personas con sinceridad y no solo con números y resultados persiguiendo un objetivo egoísta.

4. Experiencia del empleado: cada vez toma un mayor protagonismo la preocupación de las empresas por ofrecer una buena experiencia laboral al empleado (employee experience), tal y como indicaron los estudios presentados por Josh Bersin durante su charla “HR Technology Disruptions for 2019”. Estos también revelan cómo el papel de la fidelidad ha crecido sutilmente, pudiendo adquirir una mayor relevancia al situar a las personas en el centro de cualquier organización. El denominado Employee Centricity tiene que aunar su felicidad personal, su integración en los equipos de trabajo y, aunque pueda parecer secundario, también su bienestar físico. Todo ello se traducirá en una productividad sostenible y en un compromiso de los empleados favorable para la empresa.

5. Las conversaciones están en el centro de todo: si hay algo en lo que todos los ponentes en Unleash 2018 coincidieron, es en la necesidad de humanizar las relaciones laborales, y para ello hay un aspecto básico: la comunicación. Prestar atención a cómo expresar nuestras ideas, cómo adaptarnos a nuestros interlocutores para tener relaciones dinámicas que no nos aíslen en nuestros puntos de vista, y afrontar los problemas cara a cara, deben suponer un cambio esencial en los equipos de trabajo y, por tanto, en el ambiente laboral.

6. La importancia de las `habilidades blandas’ (soft skills): al poner a las personas en el centro, el currículo tradicional se va desdibujando para dejar paso a otras habilidades más importantes: las sociales o vitales. Saber gestionar conflictos, comprender las situaciones de los compañeros del equipo, ofrecer alternativas creativas o, incluso, disponer de una actitud positiva y amable, empiezan a ser piezas importantes a la hora de seleccionar a los candidatos, como destacó la psicóloga Esther Perel durante su charla ¿“Where should we begin”? The Future of Workplace: How Good Relationships Promote Well-being & Success”.

Concluyendo y como principal reflexión obtenida tras nuestra participación en el congreso Unleash Ámsterdam 2018, hemos podido constatar cómo el uso de la tecnología en los departamentos de RRHH es ya una realidad, sin embargo, ahora más que nunca, para que esa tecnología sea eficaz debemos situar al empleado en el centro de todos los procesos y utilizarla para mejorar sus vidas, ya que al final ellos, son el máximo activo de una compañía.